¿Pensiones? O reaccionamos ya o, a largo plazo, todos pobres

EP

Decía Keynes que, "a largo plazo, todos muertos". Con ello, reflejaba el poco interés del capitalismo en plantearse el futuro lejano y su tendencia a ir resolviendo solo los desequilibrios presentes. Sigue siendo cierto pero a medias. Puede que las élites no tengan claro cómo salir de las crisis financieras recurrentes pero, desde luego, tienen la voluntad inquebrantable de asegurarse mecanismos de desigualdad a largo plazo.

Una prueba es la solidez con la que ha incorporado en las conciencias ciudadanas que no hay dinero para pensiones públicas, que aunque disfrutemos de una continua revolución tecnológica que aumenta la productividad del trabajo debemos acostumbrarnos a un futuro de escasez. Hasta el punto de que podríamos asegurar que si a largo plazo todos muertos, los años previos seremos (casi o totalmente) pobres, con pensiones muy a la baja.

Si así lo asumimos es porque este capitalismo sí tiene organizado el largo plazo para el que nos ha preparado concienzudamente, un futuro en el que la desigualdad y la precariedad se consolidan. España parece estar en vanguardia en esa tarea con un 44,5% de españoles que no confía en recibir una pensión pública cuando se jubile.

>> Seguir leyendo en www.bez.es